Diario del Perro vs. Diario del Gato

Diario del Perro vs. Diario del Gato

Dentro de la malsana costumbre de enfrentar a las mascotas en la lucha por una supremacía innecesaria y tonta, el enfrentamiento entre perros y gatos ha servido incluso para designar como paradigma a las peores luchas sociales, rivalidades y enfrentamientos que van desde lo familiar hasta lo deportivo y lo político sin haber reparado nunca en que el instintivo rechazo de las especies no es otra cosa que la respuesta natural por la defensa del territorio y de la vida.

Leer más

Perdita

Perdita

Sabía que alguna vez enfrentaría su ausencia y siempre rogué por que no se diluyera nunca, en el recuerdo, ninguno de los momentos que compartimos desde la tarde aquella en que su destino y el mío iban a ser por muchos años compartidos. Perdita confirmó con creces algo que yo sabía de memoria, y es que iba a ser capaz de ser la expresión máxima del afecto más genuino… sin costumbres obligatorias… sin reflejos condicionados, porque la naturaleza de un gato, su esencia verdadera es la de establecer con su protector (que no amo, ni dueño), una relación perfecta… no sé porqué los seres humanos no hemos tomado todavía ese modelo simultáneo de gracia y de respeto, de compañía e independencia… de “arrunche” y de distancia, sería todo, de verdad, mucho más sencillo.

Perdita no necesitó jamás los espacios abiertos y azarosos de la calle y de la noche, tal vez porque se involucró, en los escasos metros que le reservó su vida, en un mundo pleno de palabras, de música e imaginación… contó por varios años, además, con el amor y la complicidad de Juanita y se entendieron entonces, también desde los mágicos misterios de su naturaleza femenina.

Nunca abandonaré a Perdita y no he logrado sentir que ya se ha ido, solo sé que ahora retoza y se hace ovillo en algunos de los rincones de mi existencia, aquellos donde a veces brilla el sol… o donde también, por fuerza, se oscurece ocasionalmente; allí, precisamente recupero su tibieza, su mirada tranquilizadora… su silencio comprensivo.

El alma de Perdita está conmigo y es ella quien se adueña de este espacio para seguir su camino eternamente con su andar perezoso y sin restricción alguna, por todos los espacios de la mía.

The Naming of Cats

The Naming of Cats

En el desarrollo y el crecimiento de esta maravillosa complicidad con los gatos, se me atravesó alguna vez el famoso libro de los gatos prácticos del viejo Possum (Old Possum's Book of Practical Cats), una colección de poemas divertidos y sin mayores pretensiones de T.S. Eliot sobre psicología y sociología felina, publicado por la editorial Faber and Faber; el libro se convirtió años después en el libreto sobre el cual Sir Andrew Lloyd Weber construyó el hermoso musical Cats que fuera estrenado en el remodelado New London Theatre en Drury Lane, Londres.

Los poemas se remontan a los años treinta y en ellos, su autor se autodenomina “el viejo Possum” para enviárselos por correo a sobrinos y ahijados, luego fueron reunidos y publicados en 1939, con ilustraciones del mismo Eliot. El libro explica de forma general los diversos nombres que tienen los gatos, y después para cada uno de ellos hay un poema particular que describe sus rasgoscaracterísticos. El aporte de Weber está en haber construido una historia novelada a partir de la interacción de los personajes.

Uno de los poemas más imaginativos y, a su vez, de los momentos más bellos en el musical de Weber es “The Naming of Cats” que Perdita comparte con los lectores en una atrevida aproximación al español.

 

Leer más
Loading...
Loading...